Teté-coach

Teté García Martínez

Mi nombre es Teresa García Martínez pero de forma cariñosa, mi entorno más cercano me llama Teté.

Soy la segunda de dos hermanos. Tres años antes de que yo naciera vino al mundo mi hermano Javi, uno de mis maestros. A los dos años de vida le diagnosticaron una enfermedad que marcaría nuestras vidas. Recuerdo mi infancia muy feliz pero también recuerdo que me hice consciente de la vida mucho antes de lo que me correspondía por edad. Tener a Javi en mi vida es algo de lo que me siento tremendamente agradecida a diario, con él he aprendido a ser responsable, a saber lo que significa el verdadero amor incondicional y a entender que todo tiene su para qué.

Crecí en el seno de una familia empresaria y ese espíritu emprendedor forma parte de mi adn y me ha acompañado siempre. Por eso mi formación y los primeros años de desarrollo profesional estuvieron vinculados con el mundo de la empresa, primero en la familiar, a la cual sigo perteneciendo al consejo de administración  y luego en las mías propias. Entre las mías propias me dediqué durante años  a organizar todo tipo de eventos sociales, así como agencias de azafatas y modelos.  

Durante los  años de carrera en la empresa, la vida me sorprendía con un duro golpe personal con una hija,  el cual me hizo replantearme diversas cuestiones, como que orden de valores tenía y quería, que era lo realmente importante, quería seguir haciendo lo mismo, quería estar donde estaba, estaba siendo realmente feliz. Es a partir de ahí cuando empieza mi búsqueda del sentido de la vida, y descubrir el para que todo aquello que me estaba pasando. 

Así empieza mi crisis personal, mi declive, mi resurgimiento y mi camino en el desarrollo personal. 

Coetáneamente a mi vida profesional y amante de la actividad en sí que desarrollaba  empiezo a compaginar  mi vida profesional con mi trabajo interior, acompañada de grandes profesionales y formándome en distintas líneas primero fue la PNL, luego el  Máster de Desarrollo Personal y Liderazgo de Borja Vilaseca, después llegó el Coaching, las Constelaciones Familiares, la Gestalt y mi maravilloso maestro Antonio Jorge Larruy, todas estas herramientas ayudaron y evocaron a mi gran despertar y con todas contaba para ayudar a las personas a encontrarse consigo mismas, a descubrirse, a saber quiénes son, qué quieren y cómo conseguirlo. En definitiva, descubrí mi misión, mi pasión y mi vocación que es acompañar a las personas en su proceso de crecimiento personal acompañándoles a crecer, aprender  y disfrutar en un entorno urbano tanto a nivel personal como social  organizando eventos sostenibles acompasados al ritmo de vida del siglo XXI.

Me faltaba encontrar el lugar y ya lo tengo. Espacio by Teté.